Consejos de bricolaje para mantener tu casa a punto


Cómo preparar yeso: Proporciones y consejos


Sin duda la mayor complicación de un principiante al trabajar con yeso es su rapidez de fraguado. El fraguado es el tiempo necesario para que el yeso esté endurecido. Si bien este problema queda parcialmente solucionado con la adquisición de yesos de fraguado controlado.

Este tipo de yesos contienen aditivos que hacen que su fraguado sea más lento de lo normal. No obstante aquí trataremos sobre el yeso tradicional.

Para la preparación de yeso es recomendable que tanto el recipiente dónde se va a realizar la mezcla como el agua estén exentos de impurezas.

Cuál es la proporción entre yeso y agua

En cuanto a la proporción entre agua y yeso vendrá condicionada por el tipo de yeso así como del trabajo que se va a realizar.

Para preparar un yeso de fraguado muy rápido la proporción entre agua y yeso será practicamente de 1/1. Una parte de agua por una de yeso. Esto es práctico para la sujeción de miras por ejemplo.

Si el yeso es para el guarnecido utilizaremos yeso grueso, de color gris, en una proporción de 2/1 aproximadamente. Dos partes de agua por una de yeso. El guarnecido es una capa de 1 cm o 1,5 cm de grueso para cubrir el ladrillo. Esta capa se cubrirá posteriormente con yeso fino de tendido o enlucido, de color blanco, para el acabado final.

Para preparar yeso de tendido la proporción variará en función del grueso de capa que deseemos. Para una capa normal, 3 mm más o menos, una proporción de 4/1 está bien. Si la capa es más fina se añade más agua. Esto también se denomina yeso muerto, ya que cuanta más agua tiene el yeso más tarda en fraguar y se merma su resistencia.

Para la preparación de yeso se llena una gaveta con la cantidad de agua que consideremos necesaria y se espolvorea el yeso sobre ella. Se deja reposar unos minutos para que el yeso absorva el agua antes de su utilización. Al remover el yeso hay que asegurarse de que no queden grumos.

Algunos consejos:

Utilizar siempre recipiente, agua y herramientas limpias.

Prepara cantidades pequeñas para evitar que la mezcla se endurezca antes de terminar el trabajo.

No amases toda la gaveta a la vez, amasa según lo vayas necesitando.

No trates de aprovechar el yeso una vez que comienza a endurecer añadiéndole más agua. Este yeso no sirve.

Intenta aplicar el yeso con temperaturas no muy elevadas. A más temperatura mayor rapidez de fraguado.

No muevas el yeso una vez aplicado. Dada su rapidez de fraguado provocarás fracturas que inutilizarán su acción de aglutinante.

No te obsesiones si desechas algunas gavetas porque se pone duro, es normal. Con práctica conseguirás dominarlo.

Si crees que es demasiado complicado no dudes en adquirir yeso de fraguado controlado.

© www.masmanitas.es Contacto con Administrador RSS Webs amigas