Consejos de Bricolaje para mantener tu casa a punto




Instalación de tejas

Instalación de tejas con mortero

Si vas a cubrir la cubierta con teja es conveniente realizar una serie de actuaciones previas para tener un buen resultado.

Ante todo decir que la teja no es apropiada para cualquier cubierta ya que esta debe poder soportar el peso propio de las tejas con su porcentaje de absorción de agua (alrededor de un 10 por ciento más de su peso en seco), el peso del mortero más las posibles acciones de los diferentes fenómenos atmosféricos (nieve, viento, etc).

La superficie sobre la que se va a instalar la teja debe estar perfectamente nivelada para evitar el llamado efecto de valle y cresta, limpia y seca. También es indispensable que la superficie esté impermeabilizada, ya que la teja por sí sola no garantiza las filtraciones de agua. Para la impermeabilización puedes utilizar tela asfáltica o cualquier otro sistema como puede ser Onduline.

Otro aspecto a tener en cuenta es el ángulo de caída. Es conveniente que la caída no sea inferior a 20 grados para tener un mayor aislamiento térmico ya que la incidencia de los rayos solares es inversamente proporcional a la pendiente de la cubierta. Así mismo el desalojo de agua tiene mayor fluidez y se favorece la visión estética. Si dos caídas coinciden en un punto es indispensable colocar un canal en V con ancho suficiente para evitar posibles filtraciones.

La instalación de la teja se debe comenzar por la hilera horizontal del alero en el extremo izquierdo o derecho dependiendo del tipo de teja. Una vez que la primera hilera esté fijada se habrá de continuar con la primera hilera vertical desde el alero hacia la cumbrera. Continuaremos con hileras de teja verticales de abajo hacia arriba hasta tener cubierta toda la superficie del tejado.

Instalación de tejas con rastreles

El sistema de fijación de las tejas sobre la cubierta dependerá de la inclinación de esta y del tipo de climatología de la zona. Con la caída sugerida en torno a los 20 grados será suficiente la sujección con mortero, pero si tenemos mucha inclinación o la zona es afectada por vientos de consideración habrá que fijar las tejas con clavos, tornillos o alambre. Las tejas tienen perforaciones dispuestas de fábrica para este fin. Por norma general fijaremos la primera hilera de tejas horizontal con clavos y después cada tres hileras. En pendientes muy pronunciadas tienes que sujetar todas las tejas. Comprueba con asiduidad de la correcta alineación de las tejas.

Si optamos por utilizar clavos o tornillos hay que colocar previamente rastreles sobre los que se clavarán las tejas. Para conocer la separación idónea entre rastreles hemos de seguir tres pasos:
1. Sobrepondremos diez tejas con la mínima superposición entre ellas y mediremos la distancia total.
2. A continuación las abrimos en su superposición máxima y volvemos a medir la distancia total.
3. Sumamos las dos distancias y dividimos entre 20.

Si la cubierta es a dos aguas existen piezas especiales para el remate de esta. Si es a un agua corta la última teja a medida si es necesario y después recubre todo con mortero. Deja que seque 48 horas y pintalo con pintura de caucho para impermeabilizar. Para los remates laterales también dispones de piezas especiales.

Por último recordar que para una correcta evacuación del agua hay que mantener limpias las tejas. Al menos una vez al año tendrás que comprobar que esto es así